Datos personales

A veces hay que abrirse y enseñar el alma.

domingo, 31 de diciembre de 2017

Que no he vuelto, porque nunca me fui.
Porque he sido y sigo siguiendo.
No se puede matar lo que uno lleva dentro.
( y  a veces pongo fuera)

viernes, 29 de diciembre de 2017

Desde fuera, en principio, lo tengo claro todo. No hay tachones, ni tipex, ni ideas en esquemas pegadas en un post-it.
Pero cuando eso se queda pequeño, me cuelo dentro.

Y me desmorono. A veces alguien se sale de la raya del dibujo, hay papeles pegados en las paginas que se ven al cerrar el libro o alguien se olvidó de que el rotulador permanente se traspasa en las páginas.
O igual me olvide yo.
A veces nuestras propias ideas marean y atascan.
Asi que, tras tres años, no me permito llegar hasta el final, retrocedo, pongo el contador a cero y piso, otra vez, fuerte.
Y entiendo que lo que se escapa, se escapa (
la segunda mayor verdad que existe en el mundo)Pero hay tanto que no lo hace (la mayor verdad que existe) que se merece tener nitidez en nuestros recuerdos, se merece que se le relacionen olores y sabores. Se merecen tener cara y llamarlos de vez en cuando.



Desde fuera, hay que entender que es desde dentro donde sale lo de fuera, a asi que sal a la calle y díselo: no hay nadie que te pueda.

lunes, 7 de diciembre de 2015

Voy a pedir perdón, porque creo que lo merezco, porque se me estaban acumulando errores, por haberme dejado perderme.
Perdón, a mi misma por permitir que no plasmara por escrito lo que siento.
Perdón, por dejar de ver los desfiles, que es lo que más me gusta.
Perdón, por no estar leyendo un libro que me haga llorar.
Perdón por abandonar el cine.
Perdón por no nadar.
Perdón por estar buscando cosas sin parar y no darme cuenta de que tengo todo lo imprescindible.
Perdón por la presión a la que me someto.
Perdón por no saber controlar mi mente.
Perdón por dormir poco. Muy poco.
Perdón por llorar. Demasiado,
Perdón por parecer entera cuando no lo estas.
Y ahora, enhorabuena por llegar donde has llegado, por estar aprendido a parar y a dormir más. 
Por entender que a veces se necesita ayuda, por estar aquí haciendo esto ahora mismo. Por volver a ti, por ser tú cuando no estás intentando ser tú. 
Bien hecho.


W

Darte besos era como beber agua cuando tienes mucha sed. 
Mucha sed.
Hay días en lo que hay que recomponerse, coger los pedacitos del suelo y volver a pegarlos. Despacito, dejando que encajen y nos hagan bien. 
Nos lamemos las heridas para que no vuelvan a sangrar, y que el idiota de turno no nos vuelva a hundir. También, nos convencemos (que es la parte más dificil) de que es domingo, pero que estamos bien que podemos con esto. 
Pero ¿y que pasa cuando no se puede? Pues llega el lunes y aún estamos medio hechos, así volvemos a casa a las ocho esperando que alguien nos quiera ¡qué suerte que alguien nos quiera!
Así que si esto va a por alguien, es por lo que no tienen a alguien que los quiera y siguen a medio hacer el lunes, a esos: 
Todo pasa.

Firmado. C

Contact

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Clara. Con la tecnología de Blogger.

Seguidores