lunes, 10 de diciembre de 2012

Suerte.


Sé lo qué se siente, lo he vivido, antes que otros, lo verás como un cielo inalcanzable, una perfección, una personalidad verdadera, lo quieres pero no lo tienes, podrás echar la culpa a los demás por no conseguirlo, pero las barreras no te las ponen los demás o igual sí, nunca más allá de lo que tú estés dispuesta a sobrepasar. ¿Merece la pena? Tal vez, yo también lo he sentido, puede ser que simplemente yo lo hiciera mal, qué tuviera repercusión en terceras personas o qué simplemente me tenía que haber resignado antes. Aferrase al cansancio de intentarlo es de cobardes, lo sé. Por eso no sé muy bien mi posición, conozco la tuya, sé los movimientos que harás y las sensaciones que tendrás porque yo también creí haber llegado, pero al final te das cuenta de quién verdaderamente está, y quién nunca ha estado ni estará. Mi consejo, mantenlo si quieres, será efímero.

No hay comentarios:

Publicar un comentario