viernes, 23 de marzo de 2012

Vine a prosperar.

He llegado a la conclusión de que la vida es un constante tráfico de sonrisas. Que de vez en cuando hay que aferrarse a algo o a alguien y dejarse llevar, a veces tienes que creer que de verdad hay alguien que quiere lo mejor para ti,  hay que olvidarse de todo lo que pasa a nuestro alrededor y centrarse en eso, en una sola persona. Lo realmente difícil , es si esa persona se convierte en algo parecido al eje de tú ilusión. Y aún más difícil es cuando aparece alguien de por medio dispuesto a destrozarte la poca ilusión que te queda. Que la vida es caerse y levantarse, ya es algo que tengo más que asumido. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario