viernes, 17 de febrero de 2012

Cada día me sorprenden.

¿Quién no es amable normalmente? Hay que estar muy amargado para no regalar una sonrisa. Dicen que cuando nos enfadamos sale nuestro verdadero "yo" hay personas que dicen las cosas como son, con cabeza y aunque duelan lo dicen tal cual son, creo que esas son las personas que van de frente por la vida y las que merecen la pena, pero todo ello con su medida. Luego están esas personas, que tienen maldad dentro, mucha, mucha maldad, pero que encima son cobardes que no te lo dicen a la cara, que lanzan sus indirectas como puñales que duelen incluso mal, que una dura verdad. Esas personas se esconden, no van de frente son las que en cierto modo son despreciables, pero pasan de ser despreciables a dar pena.

No hay comentarios:

Publicar un comentario