jueves, 1 de marzo de 2012

Dieciocho.

Cuando cada palabra que pronuncias es como un motivo por el que luchar, cada una de tus frases están grabadas en mi alma, son como pequeñas razones por las que continuar, porque sinceramente, no sé como sería mi vida sin un motivo, sin unos principios que seguir. Eres mi motivo, eres mi sueño eres mi empuje día a día y me consuela pensar que algún día mi sueño se cumplirá, porque se cumplirá y lo sé porque un niño hace unos cuantos años me enseño el verdadero significado de Nunca Digas Nunca.

No hay comentarios:

Publicar un comentario