jueves, 11 de abril de 2013

Creemos que sabemos quienes somos, que queremos, por lo que luchamos, nuestros gustos y aficiones pero no es así, no hasta que nos ocurre algo malo, algo que nos deja desarmados, algo devastador.
 Es entonces cuando todas las cosas sin importancia se vienen abajo, dejan de ser nuestro día a día y nos queda lo que en realidad somos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario