domingo, 1 de septiembre de 2013

ssim

¿Me vais a decir que no os habéis fijado? Sí, probablemente ahora estaréis bien, tranquilos y relajados, con un ritmo de pulsaciones constantes, indicadoras de paz, pero algún día, sentiréis esto. Muchachos, dejadme explicar como era. Se podría describir como cuando tienes calor y viene una ráfaga de aire congelado que te produce un escalofrío algo así como, la tempestad  la calma y otra vez la tempestad. ¿No diréis que no os habéis fijado en sus ojos? Decían que tenía una mirada sexy, rompedora y dulce, la intentamos analizar por todas partes pero se nos caían las teorías cada vez que sonreía. Bajaba la cabeza y alzaba la vista sosteniendo la mirada hasta que decía "Ven". No era una voz especialmente impactante, o no por lo menos para mi aunque, bien he de decir que he visto a más de uno morir por ella. Igual no tenía nada especial y era tan solo la esencia, la gracia, la dulzura y obviamente esa pizca de alternativas, locura o ganas de vivir que siempre desprendía. 

Probablemente no os acordéis pero siempre le decíamos que si hubiese tenido la oportunidad se hubiera apuntado a un bombardeo. Porque aunque se le recuerde de pie, siempre estaba por los suelos decía que era para ver las pequeñas cosas, esas que siempre solía regalarnos y enfocó hacia el chaval de la esquina que se las tiró todas al suelo. Acordaros de esto, porque algún día tendreís la suerte de ser el de la esquina o tal vez no.

1 comentario:

  1. "tenía una mirada sexy, rompedora y dulce" jeje me gusta es apropiado ;)
    PRD

    ResponderEliminar