martes, 3 de septiembre de 2013

No es algo de lo que solamos hablar pero supongo que todos quieren solo una cosa, que sea rápido. No me he visto en la situación, ni yo ni nadie que, por muy mal que suene, sea su turno. Tiene que dar miedo, pero miedo del que duele por dentro y machaca lo peor, nuestra alma. No vas a volver a ver el cielo ni el Sol, no vas a volver a tocar una manta, ni ver mi sonrisa nunca más. Siempre tenemos a alguien de referencia para orientar nuestras conductas hacia el buen camino, como el idiota que se enamoró y le rompieron el corazón o el que eligió mal la carrera y tuvo que empezar, los que comen demasiado, los que no lo hacen, los que se visten raro, los que no tienen coche... todo esta analizado para que cada uno de nosotros no seamos esos tipos de personas o por lo menos no por mucho tiempo. Nos labramos una vida, una familia, unos amigos, una casa y un pequeño día a día, tiene que ser difícil que te lo arrebaten sin más, pero supongo que cuando más duele es cuando tú misma te lo estas arrebatando sin poder hacer nada, como correr hacía el abismo sin que nada te pueda parar. ¿Se ha acabado ya? Yo pediría otra vuelta. Es verdad que por mucho que nos quejemos, esto es lo bueno y lo bueno, ya se sabe como acaba la frase.

No hay comentarios:

Publicar un comentario